!DOCTYPE html PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Strict//EN" "http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-strict.dtd"> Sesiones Dobles: Raquel. Ingmar Bergman



Raquel. Ingmar Bergman

Como blogs participantes tenéis la oportunidad de aportar vuestro granito de arena a este blog y enviarnos vuestros comentarios sobre el director que nos ocupa, en esta ocasión Ingmar Bergman. Venga que esperamos vuestros artículos. Los podéis enviar a la dirección de email que aparece en la columna derecha.

Visita el blog de Raquel --> Fabrica de Ilusiones

Ingmar Bergman, cineasta, guionista y escritor sueco, tanto de obras de teatro como de cine. Considerado uno de los directores de cine clave de la segunda mitad del siglo XX, para muchos es una de las personalidades más eminentes de la cinematografía mundial (Wikipedia).

Esa es su carta de presentación. Todo el mundo lo conoce. Es uno de esos autores que nunca mueren. Se han dicho muchas cosas sobre él. Buenas y malas. Cualquiera de sus películas genera entre muchos espectadores la convicción de que van a ver una obra seria, profunda, filosófica, de gran carga intelectual. Otros relacionan el nombre del director con el cine más pesado, confuso y frío, no destinado precisamente al entretenimiento. Pero hay algo indiscutible. Ingmar Bergman ha aportado una forma personal de entender el medio, y su influencia se ha dejado notar en la práctica mayoría de los cineastas que se formaron admirando sus obras.

Bergman es como un trago amargo. La primera vez quema, asfixia y deja mal sabor. Pero fascina. Sus temas, Dios, el Demonio, la muerte, la vida, el dolor y el amor. Preguntándose una y otra vez qué debe hacer uno cuando su espíritu le guía por un lado y su conciencia ética quiere guiarle por otro bien diferente. Arte y vida. Melancolía y soledad.

La sensibilidad del verano con Mónica. El poso ligeramente amargo de Sonrisas de una noche de verano. El viaje interior en busca de las fresas salvajes. La fascinación de El rostro. La poesía de El manantial de la doncella. Todo lo que puede decir El silencio de la Persona. La Pasión, los Gritos, los Susurros. Una sonata otoñal, ocaso de la vida, La inocencia de los niños. Y la última partida de ajedrez. Ellas os dirán más de Bergman que yo.

“La vida es una ininterrumpida e intermitente sucesión de problemas que sólo se agotan con la muerte”, dijo. Llámale gafapasta si quieres. El pesimismo de Bergman no es normal, pero sin él sus películas no habrían significado tanto para el cine.

Etiquetas:

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »

1 Comments:

At 22 de septiembre de 2007, 2:21, Blogger Raquel said...

Gracias amigo.

Por cierto, has recibido un premio... Pásate a recogerlo.

Un abrazo.

 

Publicar un comentario en la entrada